I don´t like

| |

Ya no me gusta leer, siempre encuentro algo mejor en lo que perder el tiempo que hacer, ni el zumo de naranja de bote, la cocacola, pasarme horas delante del espejo, ni escuchar la radio antes de dormir, ni ver la tv, ni las pipas por la tarde, ni los calippos en verano, ni cocinar durante horas, ni siquiera escribir este blog... hay miles de cosas que ya no me gustan y que creia que lo harian toda la vida y no se en que momento dejaron de hacerlo ni por qué... 
He perdido la capacidad de mantenerme entretenida y la he cambiado por un estado vegetativo y destructivo. 
Bien por mi!

6 comentarios:

Ir arriba
velvetinna dijo...

Espero que tan solo sea una racha, todos la tenemos. De vez en cuando nos embarga una sensación de hastío vital, de pérdida de la orientación, de que estás harta de todo y comienzas a entrar en un aburririmiento mortal. Pregúntate a tí misma qué es lo que realmente te apetece, escúchate... a lo mejor te sorprendes. Un besazo Helen.

Javier Migueles Sánchez dijo...

Lo mejor es tomarte un lingotazo de Whisky

Helen dijo...

Me apetecen muchas cosas cuando las pienso, el problema es tener la fuerza, ganas, ilusion llámalo como quieras, para hacerlas... me falta algo y no se el qué... o sí.

Javier... lo del lingotazo estaria bien... vegetativa, destructiva y borracha :D me gusta!

Manzana de caramelo dijo...

Si...se nos da bien perder el tiempo...fundamos un club?

"profesionales en perder el tiempo"llamenos xD

besitos de caramelo

Santa Biología dijo...

Pues no es por nada, pero si no buscas alguna alternativa, y aquí no vale trabajar más, es estío se puede hacer insoportable.

No obstante te digo una cosa, después de un temporada de esas en que no te apetece nada suele venir otra bastante lúcida y emprendedora asi que.......Paciencia como diría aquel.

Un saludo

JuanRa Diablo dijo...

También he perdido aquella adicción por leer y tampoco veo la tele ni hago muchas cosas que antes hacía encantado. En cambio el blog sí me entretiene. Y mucho.

Seguro que es alg pasajero. Échale la culpa a la astenia primaveral.

Un beso